Forbidden

Access Forbidden

Arrêt Fragmentos

Arrêt es más que un nombre dulce para una pintura salvaje de Dimo Garcia. Los sonidos que dispersa configuran una experiencia, ponen en marcha un relato que reúne una esperanza común. Estas figuras sabiamente pintadas hablan por sí mismas de la misma barbarie de nuestra cultura, de toda cultura. No necesitan lazarillos burocráticos ni prótesis sociales o discursivas. La cultura solo necesita pueblo. Pueblo es lo que hoy falta.

Arrêt la infamia de la cultura, de la masacre siniestra de los inocentes. Arrêt es el nombre de un espacio, de una exposición por-venir, inventada para regresar como un todo infragmentable. Irrealizable aún porque la usura política del Fragmento desecó la imaginación política de los artistas colombianos. Fragmenta y vencerás. Fragmenta es otro nombre para emprendimiento.

Arrêt muestra la sabiduría de un pueblo que requiere ser intervenida con dulzura, con la inocencia que Hölderling reclama a la poesía. El artista sabe que para transformar hay que tocar lo más cercano. Solo se toca lo cercano desde la distancia que dona la mirada a nosotras mismas, aquella huella que determina la furia que modela nuestra cultura. Pintor vuelve a pintar, mira tu caballete, desdeña la moda que te enajena.

Arrêt la lluvia naranja que opera en toda obra tipo Fragmentos, tipo emprendimiento salvaje. Arrêt las miserias discursivas que la sostienen. Arrêt el esnobismo estético de sus funcionarios. Arrêt la venalidad de la política sin imaginación, la política de feria que se tragó la imaginación, como Cronos se tragó sus hijos. El mercado no tiene imaginación. Solo reconoce utilidades económicas. Arrêt, arrêt, arrêt …

Tarea para el nuevo gobierno nacional: entregar Fragmentos al pueblo. La diosa fortuna tiene la palabra: Washington. Quizá otra mirada haga posible que Fragmentos deje de ser fragmentos. Fragmentos fragmenta lo infragmentable. Aquellos despojos que restan de la masacre de los inocentes no son fragmentos.

Arrêt: no somos fragmentos.

Agradecimientos: los diálogos generosos con la historiadora e investigadora María Mercedes Herrera Buitrago.

Deja un comentario

Ingresar con: