La noche de las luciérnagas (Lampyridae-luciferinas vespere)

La Noche y Las Luciérnagas: preguntas a los artistas de hoy

El trabajo colectivo para La Noche y Las Luciérnagas relaciona estéticas marginales: las estéticas del mundo del arte y las estéticas populares como lo drag y lo trans, entre otras. En la actualidad, para la Academia, ninguna de ellas puede argumentar con legitimidad que es mejor que las otras. Consideramos que son solo diferentes. Sin diferencia no acontece el sentimiento de universo que nos une igualitariamente manteniéndonos libremente separados.

Maríacano: Roja muy roja de Gabriela Pinilla

Jaime Franco piensa in situ el Ritual como arquitectura

INCERTEZA VIVA – 32º BIENAL DE SÃO PAULO

DANIEL BUREN – DEL MEDIO CÍRCULO AL CÍRCULO COMPLETO

Dario ramirez y los hilos de seguridad en Valenzuela y klenner

En Colombia, los artistas con una opinión política constante han desarrollado diferentes manifestaciones para pensar acerca de las interacciones humanas. Por otro lado, la galería Valenzuela y Klenner se ha caracterizado por mantener y apoyar a los artistas con opiniones políticas críticas de la actualidad. La exposición que se encuentra en el tercer piso de esta galería sigue esta línea crítica. Darío Fernando Ramírez es de un carismático artista Bogotano. Con Hilos de seguridad, nos remite a pensar la historia política del Dinero, su estética, su influencia en el cuerpo de la historia del arte y la significación política y social del papel moneda.

Reinauguración del Museo Colonial

Con presencia del presidente de la república y la Ministra de Cultura, el 3 de agosto de 2017 se reinaguró el Museo Colonial.

Loreto Buttazzoni en el museo Santa Clara

La artista expone ideas acerca de la reclusión en ‘Patio Interior’, una obra pensada e instalada in situ. Las manos de las mujeres hacen sensibles otras realidades, ayer la divinidad, hoy las luchas por la igualdad, la libertad y la solidaridad.

Con la idea de Patio Interior, Buttazzoni recoge prácticas de pensamiento que han sido relegadas a trabajos menores, manuales o artesanales. Es el caso del oficio milenario de tejer realidades en los márgenes que la naturaleza deja sin determinar. A través de estas prácticas, reflexiona acerca de los actos de reclusión voluntaria o involuntaria.

En especial, la artista relaciona dos grupos de mujeres: las monjas que habitaron el claustro de Santa Clara y un grupo de mujeres contemporáneas que habitan en Santiago de Chile. Buttazzoni realiza una abstracción del patio interior del antiguo claustro de Santa Clara y lo hace sensible dentro de la capilla del mismo. Suspendidos del cielo estrellado, instala cuatrocientos paños a crochet, vitrificados en porcelana. Con ellos evoca las formas clásicas con las cuales se colonizaron las sensibilidades prehispánicas. Con los paños se reconstruyen los arcos y columnas del claustro.

La exposición está abierta hasta el 27 de agosto de 2017.

Fotografías: Ricardo Muñoz.

Levantamientos, exposición de Jorge Zapata en La Silueta Casa

II Salón de Arte Joven FUGA 2017

Primera exposición del II Salón de Arte Joven, en la Fundación Gilberto Álzate Avendaño. Un Salón muy sereno, muy tranquilo, aunque poco reflexionado, a pesar de que los artistas quieren mostrar que abordan sus propuestas desde algún tipo de concepto. Con excepción de Emilio Tarazona, los demás no tienen trayectoria como jurados. Preocupa el estado actual de la administración de esta Fundacion que es sostenida con recursos públicos. De esta primera muestra, llama la atención Dislocaciones, la propuesta de Mario Orbes. Sin embargo, la prevención del artista con respecto al compartimiento de los visitantes, el acoso de los agentes institucionales para impedir que los espectadores “robaran” una imagen, deja entrever que el propósito del artista con su ejercicio no es estrictamente artístico. El artista desconoce que en el arte de la performance, se expone de manera radical. El artista no puede impedir que el espectador se apropie de su cuerpo visual. Si no quiere exponerse de esta forma, no debe hacer una performance y mucho menos un desnudo. A pesar de que este acoso a los espectadores rompió la magia de la imagen pensada por el artista Mario Orbes para esta primera muestra, es una de las mejores propuestas, si no la mejor. Hoy quien le apuesta al cuerpo existente y disperso, por lo general gana. Así el artista haya impuesto al espectador un control sobre la dispersión visual de su cuerpo, saca ventaja a otras propuestas más mecánicas, así los artistas y los curadores se muestren convencidos de que son conceptuales. El II Salón de Arte Joven es un buen Salón Universitario. ¡Demasiado Joven!”