windows 10 key online sale office 2016 key sale purchase office 2013 key http://www.cdkeypascher.com/ buy cheap windows 10 key purchase WINDOWS 10 Key buy Office Professional Plus 2016 Key

Vito Acconci: In Memoriam

A los setenta y siete años, muere en Manhattan Vito Acconci. The New York Times lo denomina “el padre del performance y del video-arte”.

Diario de un Cuerpo, 1969-1973.

Acconci hace parte del conjunto de los artistas de la poesía y la literatura que deconstruyen sus prácticas usando herramientas de las artes plásticas y visuales. Simultáneamente, reconfiguran el campo que explorado.

Applications, 1970, película

Durante los años sesenta del siglo XX, Acconci se desplaza de su campo y experimenta los espacios galerísticos. En ellos, la palabra se enlaza a la figura plástica. Este enlace lo registra en video. Aconcci es uno de los primeros artistas en hacer uso de este recurso con fin plástico. En opinión del periódico Liberation,  los recursos y las performances de Acconci influyen profundamente en el arte de los años setenta, en especial, en las propuestas plásticas de Chris Burden, Paul McCarthy, Mike Kelley y Matthew Barney. La escritura multimodal que Oliver de Sagazan explora en Transfiguration, muestra con vehemencia la poética de las perfomancias que se incia con Acconci.

Seedbed, su propuesta más comentada, la realiza en  Sonnabend Gallery, en 1972. Acconci construye un piso falso, el interior del cual le sirve de alojamiento para su primera gran performancia. Los espectadores entran a la Galería y no encuentran ni perciben nada. Luego que comienzan a recorrer la Galería, escuchan los gemidos del artista, quien, resguardado en el piso falso, se masturba acompasado con todo tipo de fantasías sexuales.

Seedbed, 1972

En sus performancias, Acconci explora una erótica fantasmal y contestataria. Según declaraciones a Vincent Pécoil, trasporta sus figuras poéticas al mundo. Llama la atención que no hable de llevar el arte a la vida, sino de entrar con el arte al mundo.

Soap & Eyes, película de ocho minutos, 1970.

Fotografías: tomadas de The New York Times.

Deja un comentario