Colofón al Encuentro de artistas Curare Alterno

Folclore, cultura,  ahhh, y arte…

Aceptamos la distinción entre folclore y cultura, siempre y cuando sea para afirmar que aquello que denominamos folclore es el corazón palpitante de toda cultura.

En este sentido, aquello que los amanuenses del régimen neoliberal entienden por cultura se reduce a administración, a organización del pálpito que vitalmente emerge con el folclore. Claro, el administrador ingenuo no cuenta con la siguiente condición:¡el pálpito no se deja administrar! Por ello mismo, la administración de la cultura sobra. Quizá la misma noción de cultura sea algo prescindible si el folclore logra liberarse de los estigmas con que aquélla le lastra.

Apreciados artistas: noten que queda por fuera la palabra arte, quizá por hueca, vana, o como dice Octavio Paz, quizá por ser puta del peor burdel. (Dicho con perdón de las mujeres). Actualmente, el arte configura una contracción. Dejó de ser una práctica expandida (quizá nunca lo fue, porque los artistas son artistas por su vocación de engaño). Hoy, el arte es algo interno a la cultura. Una petrificación. Una curiosidad de Feria de Fenómenos, algo así como el Hombre Elefante. Es la cultura vuelta mercancía, consiste en la administración radicalizada al servicio de unos pocos consumidores compulsivos.

En este orden de ideas, la imagen que nos llega de Pereira, que nos comparte Óscar Salamanca como colofón a Curare Alterno y al 44SNA, se localiza más  cerca del del folclore que de la cultura y de su pequeño y veleidoso Calígula. No sobra decir que existen diálogos entre el folclore y la artesanía (el saber hacer), así el Régimen comercial desprecie a uno y otra. La constancia del colectivo Curare Alterno, muestra una vez más, que la verdad del arte no se localiza donde el Estado señala.

De los diálogos que hoy se establecen entre Pereira y los Santanderes a propósito de un próximo Encuentro Nacional de Artistas, puede emerger la diferencia de la igualdad en el folclore, pues tenemos claro que todos tenemos corazón, como lo evidencia Curare Alterno en su propuesta gráfica durante su controversia al 44SNA.

Maestro Óscar Salamanca, Libardo Arcila, Luis Fernando Arango, maestros y maestras, colegas: ¿les ofende que hoy de manera inconsulta los localicemos más cerca del folclore que de la cultura y muy distantes del arte?

NOTA:

El presente texto fue editado luego de escuchar a este respecto algunas intervenciones en la plataforma de Facebook

Deja un comentario