“De lobos, plantas y otros contagios” [1] 

Este proyecto aborda relaciones entre territorios que podrían parecer antagónicos, pero que en realidad son inseparables: arte y ciencia, realidad y mito, lo constatable y lo imposible. Con esta relación se busca tejer enlaces entre lo concreto y lo metafórico, para llegar a lo posible, siendo la constante una pregunta en relación a lo político, los juegos de poder, las imposiciones y colonizaciones del pensamiento. Asumiéndose la sociedad y sus conflictos como analogía de los procesos naturales y animales, en definitiva, una batalla por conquistar territorio, expandiéndose, enraizándose, aullando, contagiando.

Desde hace años vengo siguiéndole la pista al “Lobo-sombra”, insistiendo en demostrar su existencia y en delatar su amenaza, lo peligroso de su influencia que deforma lo humano y lo animal y que traiciona la esencia del lobo mítico. Para esto he compilado pruebas, datos, archivos históricos, realizado anotaciones, apuntes, estudios gráficos, insumos que se exponen en la presente muestra para probar que la teoría es real, que la licantropía existe, pero como contagio político, y que estaremos en peligro mientras no la detectemos y no reconozcamos al Lobo Sombra. Es necesario hacer consciencia de que en el universo sonoro puede estar filtrado el Lobo Sombra, y que debemos ser cuidadosos con nuestra escucha y nuestra voz para no invocarlo.

La pista del Lobo Sombra me ha traído hasta el Claustro de San Agustín, lugar donde han convivido religión, política y educación. Sede de varias entidades e instituciones militares y políticas incluyendo al Batallón Auxiliar. Sitio de tensiones y relaciones de poder que develan la Sombra que contagia. No hay dudas de que el Lobo Sombra habitó (o habita) aquí. De hecho, es claro que ha estado presente en la historia de Colombia y en sus conflictos territoriales.

El 23 de noviembre de 1809 Antonio Nariño es apresado en las instalaciones del Claustro. En 1828 se da la Conspiración Septembrina contra Simón Bolívar, y el edificio es ocupado por el Batallón Vargas. El Claustro, fue sede del Senado de la República y de instituciones como la Comandancia General de la Guardia Colombiana, del Estado Mayor del Ejército, de la Escuela Militar de Cadetes, del Cuartel de Artillería y del Batallón Guardia Presidencial. El 9 de abril de 1948 los participantes extranjeros de la IX Conferencia Panamericana buscan asilo diplomático en el Claustro ante la situación de orden público que genera El Bogotazo, en este momento, el Claustro era una guarnición militar, más exactamente la sede del Batallón Guardia Presidencial, desde la cual se enviaron tropas para defender a la Casa de Nariño y retomar el control de la Plaza de Bolívar y los sectores aledaños. Todo un paraíso para el Lobo Sombra.

[1] “De lobos, plantas y otros contagios”, es un proyecto de Adrián Gómez, Premio Beca Red Galería Santa Fe 2016, Programa Distrital de Estímulos 2016. Inauguración:  marzo 17 de 2017, 5:00 P.M. (Metacarne Proyecto C.A.R.N.Experimento). Intervención sonora “Auscultación”, Daissy Viviana Robayo Castillo y Carlos Andrés Romero, 23 de marzo, 4:00 P.M. 27 de marzo 1:00 P.M. y 4:00 pm.  28 de marzo , 1:00 P.M. y 4:00 P.M. Marzo 24, 5:00 pm, Con piel de lobo. Performance. Adrián Gómez y Edna Herrera Performance de Cierre: viernes 21 de Abril. 2017.

 

 

Deja un comentario