Los retratos hablados dentro de la crónica de Medellín

Jorge Alonso Zapata inaugura en la el Paraninfo de la Universidad de Antioquía. Una exposición que ojalá alcance a ver. Vale la pena echarse la rodadita hasta Medellín para apreciar la resistencia que se pone en escena en la zona más neurálgica y melancólica de la Ciudad de las Flores.

Por las ondas e imágenes que nos alcanzan aquí en Bogotá, orientado por la gráfica de Zapata, puedo decir que un artista que se interese por Colombia, debe comprender las violencias invisibles que están acordonadas en los Centros de nuestras principales capitales.

Ya lo dije en otra oportunidad. Pero lo vuelvo a decir: los escenarios que Zapata modela como testimonios de vida puesta al límite, no son propios de Medellín. Son cortesía de las lógicas neoliberales que humillan a los sectores más nobles, sí de Medellín, por supuesto, pero también de Bogotá, Barranquilla y Cali.

El Estado colombiano debe estar más atento a esta producción tan vital para comprender aquello que no sabemos que sabemos. Por su lado, aunque ya muchos y muchas lo hacen, los artistas deben acercarse mucho más a estas vidas que resisten creando todo tipo de resistencias activas. Ellas son ejemplos de vida.

Fotografías: cortesia de Jorge Alonso Zapata.

Deja un comentario