Némesis, Noise…en El Parche

«Cualquier conocimiento, si se separa de la justicia y de la virtud, es visto como astucia y no como sabiduría».

Platón.

Entusiasmado, Ricardo Arcos-Palma comenta el evento Némesis, Noise, realizado la noche del 30 de marzo de 2017 en El Parche. Sin duda alguna fue una gran noche. Nos alegra por Bogotá, por su empobrecida ciudadanía; la cual, principalmente, padece empobrecimiento de Derechos Civiles. Siempre los artistas (no el Arte) nos ayudan a pasar los tragos amargos que depara la vida en las ciudades dinámicas y diversas como Bogotá.

Nos alegramos por El Parche y Marius Wang. Este es un espacio que merece nuestro apoyo, porque, como argumenta Arcos-Palma en Crítica Pública, el Centro de Bogotá es un lugar de resistencia. Resistencia a la gentrificación estética que opera en silencio y con mucho éxito en Bogotá. A a este tipo de gentrificación lo llamamos reelitización estética. El Parche se localiza en las vísceras de Bogotá, en el llamado Centro, muy cerca tanto al Centro Internacional como de la Plaza de Bolívar. Por ello este sector es el más intenso de la ciudad. Con frecuencia se le percibe agitado, inquieto,  latiendo con toda la pasión de la cual solo es capaz un o una habitante de nuestros días. Los restos arquitectónicos que se perciben configuran el corazón de un viejo reducto colonial venido a menos, el cual poco a poco está transitando a no se sabe qué. A pesar de que está rodeado de múltiples tensiones y acosado por múltiples diferencias que pugnan entre sí, los gestores de El Parche no tienen la osadía y el irrespeto de adoctrinar a sus visitantes, ni en lo estértico ni en lo político. El Parche es resistencia activa Por ello vimos en  tánto artista joven en la inauguración de Némesis.

Todo espacio que promueva muestras artísticas, debe tener claro que en el ejercicio de sus libertades, los artistas no deben traicionar a sus visitantes, no pueden arrebatarles la libertad y convertirlos en “seguidores”, en fanáticos del Régimen de Egos que el mercado modela astutamente, de manera solapada. Como señala Platón, la astucia no hace parte de nuestra comprensión de la sabiduría que se pone en marcha dentro de un gesto artístico. Al contrario, el artista real logra reforzar críticamente la ciudadanía y las libertades de quienes lo apoyan.

Toda inauguración artística es un acontecimiento, se espera algo, sin saberse qué. La noche con Némesis fue una fiesta. A diferencia de los conocimientos científicos, la sabiduría que aportan las y los artistas se presentan con fiesta.  Lo importante en ella  no fue el Arte y sus ínfulas blancas, cristianas y heteropatriarcales, sino las personas. Hubo muestras sorprendentes, como la de Kika y el Colectivo del cual hace parte Falon Cañón. Algo pasa en Bogotá y qué bueno que nos pudimos percatar de ello una vez más. ¡Qué bueno que estuvo Jairo Valenzuela H! Él, mejor que nadie, tiene claro que los artistas jóvenes sacan la cara por la Ciudad.

Como apertura a los colectivos Noise, Kika realizó una perfomancia sencilla y sincera, por ello mismo tocante, de esas que tocan pieles. Lucía unos tacones blancos; luego de su acción, lució unos tacones rojos que hubieran enloquecido a Luis Buñuel. La Intervención del colectivo del cual hace parte Falon (ver video en nuestra página de Facebook), relaciona propuestas visuales y sonoras que logran romper los muros que levantan los curadores de elite auspiciados por los Señores del Mercado.

Carlos Eduardo Serrano, Serie Escapes

Los ejercicios en Némesis son un Escape, consisten en un gesto que se sintoniza con la serie de Escapes promovidos por Carlos Eduardo Serrano, en Bucaramanga. Ojalá Falon nos facilite los nombres de todos los artistas del Colectivo. Por otro lado, nos sorprendió una conversación que nos salió al encuentro. Se trata de una artista francesa que Ricardo Arcos presentó a Yecid Calderon y a Jorge Peñuela. Nos sorprendió la artista por su percepción y su opinión acerca de Bogotá. Entre otras cosas, afirmó que vivió en México y lo comprendió en sus profundidades, y que Bogotá es mucho más interesante artísticamente. Defiende que Bogotá es más segura, que la gente es más querida. No creemos que se trate de corrección estética. Bogotá es una Gran Ciudad, pero no se merece los gobernantes que tiene.

Finalmente, recuerdo que Yecid no estuvo de acuerdo con la opinión de la artista francesa, acerca de México. Nos quedan las dos miradas, la de Yecid y la de la artista francesa. A propósito, la mañana del viernes 31 de marzo oímos a Ricardo en UN Radio, en el programa dedicado a Violeta Parra, una gran artista. Le pedimos el favor de que le diga al moderador del programa (Guillermo Parada), que, así como Violeta y Juan Gabriel merecieron un programa radial, así mismo, Vicky se lo merece. Esperamos ese programa: ¡lo exigimos!

Fotografía: Carlos Eduardo Serrano, Serie Escapes.

Deja un comentario

Ingresar con: