windows 10 key online sale office 2016 key sale purchase office 2013 key http://www.cdkeypascher.com/ buy cheap windows 10 key purchase WINDOWS 10 Key buy Office Professional Plus 2016 Key

Francis Bacon: una voz que no cesa de clamar en el desierto

En la actualidad, el Museo Guggenheim de Bilbao ofrece un conjunto de cincuenta obras del artista de Dublín. A esta imponente exposición, la acompañan treinta obras de aquellos artistas que tanto Bacon como los historiadores del arte reconocen como la fuente de sus ideas estéticas.

Francis Bacon, retrato de John Deakin

 

En España, Bacon se siente en casa, pues, a pesar de su amor por Francia, sus mayores influencias las recibe de artistas españoles. Por esta razón, la muestra recibe el subtítulo “De Picasso a Velásquez”, dos de los artistas occidentales más importantes para el arte del siglo XX. Sin embargo, como argumenta Guilles Deleuze (2009), Bacon es un artista que en cada una de sus pinturas compendia de manera singular la historia de la pintura occidental.

Estudio para un autorretrato

Bacon   explora salidas para eludir las ideologías estéticas que se construyen durante la Guerra Fría, a saber, la abstracción asociada al modelo liberal y la figuración relacionada con la esperanza socialista. Ninguna de estas dos campañas conmueve al artista, pues, ninguna le garantiza al pensamiento la libertad que requiere todo proceso de emancipación artística, estética, ética y política.

Retrato de Michel Leris

Bacon es artista de su tiempo. No desconoce la importancia de la esperanza socialista, pero de las imágenes que esta produce, sólo le interesan algunas de ellas. A este tipo de ficciones les aplica una estrategia creativa muy personal. Somete algunas de aquellas imágenes a un proceso de aislamiento con el cual evidencia el pensamiento que el relato liberan o social vela. Es el caso del Grito del Siglo en  la Escalera de Odessa: ¡oígan no disparen!, la imagen de la célebre película de Sergei Einsestein, el Acorazado de Potemkin.

Escalera de Odessa, fotograma de Acorazado Potemkin

Bacon suspende el contenido del grito de Einsestein y traslada su forma hasta los recintos del pintor amado: Diego Velásquez. Dentro de estos aposentos, el saber de los pintores hace frente a las imposturas del poder celestial encarnado en Inocencio X. El ¡oígan no disparen! de Einsestein emerge del retrato más bello de la cultura occidental. En la garganta del Papa ilustre, se anuncia el horror del siglo XX. ¿A quién mira el Papa?  Su mirada, ¿qué fuerzas convoca? ¿Acaso el anti-cristo burgués?

Estudio según Inocencio X de Diego Velásquez

Bacon sabe que las ideologías imponen protocolos para representar la realidad. Las representaciones son ficciones que limitan la potencia del pensamiento. Para eludir los controles que ejerce la representación, Bacon aísla las figuras para garantizarle su libertad y su fidelidad al pensamiento, les impide que se pongan al servicio del régimen de la representación. Al respecto, Deleuze comenta:

Diego Velasquez, Inocencio X

“Entre dos figuras, se desliza siempre una historia, o tiende a deslizarse para animar el conjunto ilustrado. Aislar es entonces el medio más simple, necesario pero no suficiente,   para romper con la representación, quebrar la narración, impedir la ilustración, liberar la figura, mantenerse en el hecho.”[1]

Estudio para un autorretrato

La exposición no es la más famosa de 2016, pero sí es la más importante. Estará abierta hasta el 8 de enero de 2017.

[1] Deleuze, Guilles (2009). Lógica de la Sensación. Madrid: Arena Libros.

Deja un comentario