El Director General de Curare Alterno, maestro Óscar Salamanca, estuvo de paso por Bogotá

El artista y profesor universitario tuvo la amabilidad de entregarnos la bella camiseta de Curare Alterno y  darnos una entrevista. La imagen de Curare es un corazón que sale de los pinceles del maestro Salamanca. Pronto publicaremos sus percepciones, sus críticas y sus reconocimientos a los agentes culturales que apoyan esta iniciativa independiente, en especial a Vicky Benedetti y a Carolina Ponce de León. El tono crítico del colectivo Curare es afirmativo. Sus artistas se localizan más allá del conflicto. Sus gestos son resistencia creadora.  No se trata de otra de las pequeñas querellas tradicionales  que no llegan a nada en los Salones Nacionales. Aquí se piensa algo de mucha relevancia: recobrar el lugar de la creación dentro de los procesos artísticos colombianos.

Después de la entrevista, queda claro que los Salones Nacionales persisten en lógicas curatoriales que no acceden al corazón de la creación artística. La ideología curatorial promueve la consigna aristocrática, según la cual, dentro del campo del arte existen inteligencias mejores que otras y que captan con más realidad el aquí y ahora.

Curare Alterno es un diagnóstico.  Evoca el veneno adormecedor, el adormecimiento que inducen los Curadores para detener la emancipación colectiva de los espacios de creación o para o neutralizar  la crítica artística, estética, política y social.  Explora  espacios de creación críticos con las servidumbres contemporáneas. Sus animadores  son maestros y maestras de la sospecha de que la ideología del Fin de la Historia de los artistas creadores es una farsa curatorial. A un lado quedan los Salones  institucionales que presentan investigaciones curatoriales, distracciones  que no dicen nada, o por lo menos muy poco. Con sus obras, Curare entrega procesos de creación abiertos e igualitarios que actúan, que abren espacios obrando el sentido de ser hombres y mujeres hoy, que modifican no solo el Orden del Discurso Curatorial. Principalmente, sus artistas tocan a los hombres y las mujeres que ya no saben a qué sabe la fetidez de este hoy que despiadadamente nos devora como se consume cualquier otra mercancía.

Terminada la entrevista con el maestro Salamanca, nos quedan  varias preguntas:

1) ¿Pereira puede garantizar asistencia ciudadana al 44 SNA durante los tres meses que dura el montaje del Salón?

2) ¿Por qué la soberbia curatorial marginaliza la academia local y  la segrega de este evento de carácter nacional?

3) ¿Por qué la prensa local y la ciudadanía en general, no tienen conocimiento de que en Pereira tendrá lugar el Encuentro Nacional de Artistas?

3) ¿Por qué los artistas locales se sienten amedrentados,  intimidados, maltratados, pordebajiados y silenciados por el dispositivo intimidador del 44SNA?

4) ¿Le falta corazón al SNA?

5) ¿Curare Alterno podrá culminar con éxito este Trasplante de Corazón al Salón Nacional de Artistas? La esperanza es que sí.

Finalmente, y pesar de que contamos con amigos curadores, nos ponemos la camiseta de los creadores de Curare Alterno. Estamos convencidos de que la creación debe nuclear la producción artística y aglutinar de nuevo a los artistas colombianos.

 

Comentarios

Deja un comentario

Ingresar con: