Jose Ismael Manco Parra: manos en la yunta

Lo más difícil dentro del campo del arte es mostrar una coherencia mínima. Jose Ismael Manco Parra abre las puertas a la coherencia práctica dejando atrás la coherencia y la solidez teórica que el Estado Formal le reclama a los artistas para darles Tres Pesos.

Con creces, Manco Parra muestra que una cosa es “discursivar” acerca de lo divino y lo humano en arte, y otra cosa es arremangarse y poner manos en la construcción de otras realidades, más justas, más igualitariamente libres. Lo primero sobra. Lo segundo es vital dentro de un proceso creativo. Manco Parra se localiza dentro del grupo de artistas que hoy llegan a los Salones con sus botas preñadas de tierra de campo. Por supuesto, los curadores nacionales les cierran el paso.

El día que los y las artistas vuelvan a reencontrase en las labores de la tierra libre de dueños, ese día comenzará el arte igualitario por el cual todas y todos clamamos. Ese día encontraremos la paz cuyos caminos comenzamos a explorar a partir del próximo plebiscito. Como aquellos artistas que señalan época, Manco Parra muestra un camino imposiblemente posible.

Deja un comentario

Ingresar con: